Sábado, 24 Enero 2015 19:29

Los sonidos tristes del adiós

Escrito por

despedidastriste

Aun recuerdo el chillido de las ruedas de mi maleta mientras la arrastraba por el frío pavimento del aeropuerto. Me alejaba cabizbajo después de los abrazos;  de los gemidos del llanto que ocasionan la despedida. Me acuerdo de quienes me deseaban suerte y querían disimilar su tristeza con risas fingidas y apagadas. De las mejillas húmedas y de las manos que me despedían y que las perdí de vista una vez atravesada la puerta que me trasladó a otro mundo. Me acuerdo de la voz cariñosa de una mujer invisible que anunciaba que mi vuelo estaba a punto de salir. Del murmullo de la gente que hablaba como con miedo y temor a ser escuchada. Me acuerdo del sonido monótono de las puertas que se abrían y  cerraban solas o del eco suave que ocasiona la soledad de los pasillos interminables. De la resonancia suave del motor del avión que me hospedó en sus entrañas para llevarme lejos de mi patria, mi cuna, mi tierra, mi gente, mi familia.

Hoy como cada día cuando escucho esos sonidos se me revela la memoria y revoluciona el corazón. Esos sonidos provocan como si mis lágrimas quisieran librarse una vez más para aflorar el cruel dolor que provocan los adioses. Es como si mis piernas caminaran hacia una dirección y mi corazón anhelara darse la vuelta y tomar el camino de regreso.

 

Lunes, 28 Enero 2013 22:55

El hombre sin nombre

Escrito por

hombresinn

Aconteció en una época en que  las historias se escribían en la memoria de los hombres y los hechos ocurrían por los caprichos de la naturaleza y el enfurecimiento de Dios. Eran años de intensos diluviales en los que los ríos arrastraban montañas enteras y dejaban a su paso  destrucciones colosales que para los lugareños era el inicio del fin del mundo. Había días que parecían noches y las noches  se convertían en un espectáculo terrorífico en el que los relámpagos y truenos arrancaban llanto de miedo y de terror. A veces, la crueldad de la naturaleza no solo ponía de rodillas a hombres y mujeres que pasaban días y noches  rezándole al Creador, sino que los animales enloquecían de pavor llegando, incluso, a suicidarse lanzándose por enormes precipicios y luego de un tiempo sus osamentas eran encontradas en lugares recónditos  donde casi no llegaba ni el alma de los hombres muertos.

Viernes, 15 Junio 2012 09:03

Goyita, la tendera

Escrito por

latendera

La vida de  Gregoria o Goyita como le llamaban los vecinos del barrio, transcurrió entre perchas de madera, víveres de primera necesidad y una tranquilidad interrumpida en ocasiones por el bullicio de los niños que se acercaban a comprar helados y caramelos. 

Quien Soy...

Rody110

Periodista Ecuatoriano radicado en España desde hace trece años. Actualmente Director de los sitios golazolatino.com y ecuatorianosporelmundo.com; y de la Revista Golazo Latino. Ha sido colaborador de LEER MAS

PublicidadJessenia

« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Comentarios